“XXIV Concurso Ibérico de Soluciones Constructivas, Pladur”.

Primer Premio

Memoria Justificativa.


La idea de proyecto surge desde el entendimiento del propio Matadero, el cual desarrolla su vida en planta baja. Los espacios públicos de exposición y recorrido se sitúan siempre en la cota cero del mismo, por lo que en la actuación se propone recuperar la terraza de la NAVE 8 como un nuevo espacio de relación a través del cual entender el MATADERO de Madrid desde otro punto de vista.

La división de la nave en dos grandes paralelepípedos muy diferenciados, nos permite crear la posibilidad de dos recorridos pararalelos, uno totalmente público en el que el visitante REUTILIZA el espacio de cubierta como zona expositiva, cuyo telón de fondo es el paisaje del Río Manzanares. Y, otro, semipúblico que dependiendo de las necesidades pueda funcionar como privado cuando los artistas necesiten ahondar en su pensamiento creativo.

El edificio se compone de dos grandes cajas contenedor,una en la que se ubica el núcleo de comunicaciones y la segunda, y principal, que alberga los alojamientos temporales de los artistas.

La segmentación de la zona de alojamiento nos permite que el edificio pueda comportarse, dependiendo de un “timing”, como dos bandas de células privadas y un espacio perimetral público y de relación que las envuelve y un vacío central que funciona como foco de vida de las mismas, para favorecer a las sinergias creativas de las distintas ramas del arte.

La célula individual de alojamiento y trabajo del artista surge del programa, teniendo como módulo mínimo 20 m2. Esto nos permite la composición de una gran tipología de células, en las cuales mediante la utilización de un material tan flexible como lo es el yeso laminado PLADUR, que cada artista decida cómo habitar su célula.

La respuesta formal del módulo surge del entendimiento y adecuamiento estricto a la estructura de la nave, que sirve como soporte a las mismas. La intención de dicha célula nace de acotar un recinto, donde se pueda desarrollar la vida, en el que nadie sale privilegiado, es decir, es el módulo justo en el que las variaciones las provoca el usuario al hacerla suya.