Intervenciones con un urbanismo más radical.

Proyectar es generar lo que aún no existe; plantear, tratar problemas y disponer de principios organizativos hasta formar cada uno de los objetivos y poder precisar si las soluciones planteadas son las adecuadas y satisfactorias. Proyecto, entorno y sociedad, siendo distintos, no solo están presentes en el proceso, sino que son coorganizadores y constitutivos los unos de los otros, «están el uno en el otro […] y sus indisociables interacciones y relaciones mutuas son complementarias, concurrentes y antagonistas» (Morin).

El planeamiento urbano puede ser analizado como un sistema que, según la definición de Herbert Simon, incluye un gran número de partes que se interrelacionan de una manera no simple. Pero considerando que el concepto de sistema complejo remite al conjunto de esos elementos que intentan alcanzar un objetivo concreto e interaccionan tanto entre sí como con el ambiente que lo rodea, podemos presentar el planeamiento urbano como un sistema complejo que, como tal, entrará en intercambio con, al menos, dos grupos que definen la situación o ambiente en la que se actúa: entorno y sociedad.

En este sentido, dentro de la planificación urbana, la inteligibilidad del sistema complejo ha de encontrarse no solamente en el propio sistema, sino también en su relación con el entorno. Renzo Piano lo expresa de otro modo: «siempre digo que la arquitectura es un arte frontera porque está continuamente contaminada de mil cosas; está fecundada por miles de expresiones artísticas que pertenecen a otras disciplinas. Todo sirve para fecundar la arquitectura».

Copenhague

Copenhague

El planeamiento urbano es también un proyecto de situaciones, según Claude Parent de «las circunstancias concretas, construidas, de un futuro desconocido» y como tal, capaz de mejorar, facilitar, enriquecer o dificultar las condiciones vitales. Y el planeamiento urbano, no solo es el trasfondo o escenario donde se desarrollan nuestras vidas, el lugar de la condición humana, sino parte misma de esa condición.

Debido a la relativa «juventud» de lo referente al termino de justicia urbana en las disciplinas espaciales, es muy pronto para tener una definición clara y precisa al respecto. En cuanto a la justicia, democracia y derechos urbanos, estos son actualmente conceptos en proceso de comprensión y construcción.

Uno de los autores más importantes de este giro cultural y espacial que se está generando es Henri Lefebvre quien, en sus diversos escritos, critica la planeación urbana y el funcionamiento de la ciudad del siglo XX, cuestionando los modelos de planeación derivados de la Carta de Atenas, que propone una nueva manera de pensar los asuntos urbanos basada en la sociedad urbana y sus necesidades reales que no son tomadas en cuenta. Lefebvre formula la necesidad de un nuevo derecho, el derecho a la ciudad, planteado como un derecho a una vida urbana nueva, transformada, renovada, libre de las estructuras y modelos impuestos por las prácticas urbanas de la primera modernidad.

En la actualidad, se están produciendo intervenciones en la ciudad por medio de urbanismos más radicales, o elementos con un fuerte carácter transgresor, que buscan siempre la llamada de atención en el usuario con la búsqueda de creación de nuevas zonas de concentración de gente.


El City Lounge, 2008 (Pipilotti Rist y Carlos Martínez).


El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

La Stadtlounge es un proyecto de revitalización de una zona de la ciudad suiza de St. Gallen, el distrito de Raiffeisen, llevado a cabo por Pipilotti Rist y Carlos Martínez y, aunque os parezca raro, está relacionada con el edificio que hizo Moneo para la Previsión Española. El resultado no puede decirse que se corresponda con el espacio público tradicional, pero es complicado dotar al análisis de estas propuestas de suficiente contenido como para afirmarlo de forma taxativa.

El barrio de Bleicheli, donde se encuentra, está cercano al centro histórico medieval, pero no forma parte del mismo y el problema del sitio era que el excesivo dominio de las oficinas financieras creaba un entorno poco amigable para el ciudadano.

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

La intención principal del diseño es humanizar dicha zona deteriorada por el uso administrativo, que la convierte en una zona poco agradable de transitar, y fortalecer las cualidades y las experiencias de su estancia con el fin de explotar el perímetro edificatorio de buena calidad del que se dispone. Se basa en la idea del «salón urbano», lugar a habitar, dotándolo con zonas de recepción, café, relax, salón de negocios, sala de lectura o la sinagoga; equipando cada una de ellas con el mobiliario necesario para que dichas realidades ocurran de una manera natural.

Una gran alfombra urbana supone la base de la idea, materializándose así el objetivo de humanizar la calle y convertirla en una zona de estar y no solo de paso, y plasmándose en ella el deseo de continuidad que se quiere dar a la zona. El pavimento que permite esta alfombra recorre y cubre toda la intervención, conformando el mobiliario con curvas y formas orgánicas, dando como resultado la atmósfera del salón de las fachadas adyacentes. Se considera la alfombra como un salón de juegos de la ciudad en la que se inserta.

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

El espacio público está sufriendo un cambio importante consistente en que algunas de sus funciones tradicionales sencillamente desaparecen o se desplazan a otros lugares como Internet o espacios privados. Lo curioso es que se produce una simulación del espacio público tradicional, desde los bancos hasta los árboles, pasando por las plazas, los bares o las farolas en los espacios privados. Es como si estos centros privados reinventaran el espacio público eliminando aquellos elementos que perturban al usuario.

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

El City Lounge (Pipilotti Rist y Carlos Martínez)

Ante este proyecto estamos en presencia de una vuelta de tuerca más: el espacio público simulando el espacio privado doméstico incluyendo confort y seguridad. Todos los problemas, las prevenciones, se derrumban ante esta alfombra roja que nos recibe con todos los honores. Además, los ángulos han desaparecido, todo es suave, acogedor, sin aristas. Hay áreas diferenciadas, o habitaciones, y realmente parece como si el exterior se convirtiera en interior. En palabras de Le Corbusier en Hacia una arquitectura: «Nuestras casas forman calles, las calles forman ciudades, y las ciudades son individuos que cobran un alma, que sienten, que sufren y que admiran».

Si la propuesta se toma como denuncia, como subversión, es realmente extraordinaria. Pero todavía más extraordinario es que funcione como tal espacio público y se use ese espacio para funciones que antes habían desaparecido del mismo.

Estrategias de intervención

Estrategias de intervención


Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.


Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

A la ciudad de Medellín (Colombia) se le otorgó el Lee Kuan Yew World City Prize, el premio internacional más importante de urbanismo y desarrollo del mundo y cuyas ediciones anteriores han premiado a ciudades como Bilbao (España, 2010), Nueva York (Estados Unidos, 2012) y Suzhou (China, 2014).

Debido a la extraordinaria transformación cultural, urbanística y social que ha tenido la ciudad en tan sólo dos décadas, es reconocida a nivel internacional como una ciudad que ha pasado de ser notoriamente violenta a una que está siendo un modelo para la innovación urbana en un lapso de sólo dos décadas. Las soluciones creativas y no convencionales, el sistema de transporte masivo, el primer teleférico del mundo, parques biblioteca y escaleras mecánicas urbanas, que mejoran movilidad en los barrios montañosos, ganaron una mención especial en el año 2014. Desde entonces, la ciudad ha seguido su incesante búsqueda de la equidad social, la competitividad y la sostenibilidad.

Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

Las estrategias llevadas a cabo en Medellín parten de un objetivo general: construir, reconstruir y recuperar espacios públicos, con el fin de conseguir así una convivencia social y de seguridad en la ciudad. Todo esto se realiza a través de un nuevo modo de hacer arquitectura, que parte de la integración social como modo de crear ciudad; así, las actuaciones se entienden desde el concepto de PIU (Proyecto Urbano Integral) que toma en consideración herramientas de desarrollo social, físico y la coordinación interinstitucional para transformar los sectores de la ciudad con mayores necesidades.

El modelo de Medellín se puede definir como un proyecto de gran impacto que busca combinar muchos proyectos de pequeña escala, apoyado en un edificio emblemático, con los servicios de mayor calidad y un sistema de transporte para de ahí comenzar las acciones de mejora urbana y de recuperación de la convivencia social y seguridad en los barrios.

Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

Regeneración Urbana de Medellín, Colombia.

La estrategia ha sido empezar con la construcción de una estación de metro, en medio de la comuna, seguida de un centro de actividad colectiva: un parque o una plaza que incluye un equipamiento con diversificación de usos tales como una escuela, biblioteca y centro cívico al que llegan los terminales de los nuevos transportes públicos, a pesar de las casi insalvables dificultades topográficas. Algunos ejemplos de estos medios de transporte han sido los funiculares o las escaleras mecánicas que han conseguido que la ciudad se extienda hasta estos barrios que estaban completamente inconexos y aislados.

Berthold Lubetkin resumió esta estructura sujeto-objetiva: «la totalidad del drama social se muestra y es reflejado ante un fondo de arquitectura. Tanto las más humildes como las más imponentes obras de arquitectura tienen un efecto duradero sobre la sociedad. La arquitectura crea el entorno afirmándose a sí misma contra el caos y haciéndolo, expresa el auténtico ethos de su tiempo».

Además, mediante diferentes iniciativas, se incita a que la población utilice los espacios para mostrar la identidad de cada zona. Un ejemplo, es la cantidad de murales de la comuna 13 que nos llevan a recordar épocas pasadas, como la famosa batalla de Orión. Extrapolando las palabras de Anne Lacaton sobre el espacio de la vivienda, y entendiendo la ciudad como una extensión de la misma, la regeneración del espacio público reside no solo en más espacio, sino en más potencial, más vida; en «crear sobre todo un gran nivel de potencial, de capacidad y flexibilidad, para producir un espacio inteligente».
Estrategias de intervención

Estrategias de intervención

En conclusión, como propugnaba Mies van der Rohe refiriéndose a la arquitectura con su célebre frase less is more, contestada en los sesenta por Robert Venturi, en pleno apogeo del movimiento posmoderno, con la expresión less is bore. En el caso del planeamiento urbanístico es imprescindible fomentar la transparencia en la gestión, la participación ciudadana y la profesional. Una forma de entender el planeamiento urbano como un proyecto a medio y largo plazo para garantizar la continuidad y sus resultados. El planeamiento y, por tanto, su revisión ha de ser un proceso continuo, abierto y flexible, que ha de resolver el día a día de la ciudad sin olvidar el camino por recorrer hasta llegar al objetivo pretendido.

También ha de ser una opción de futuro, sin límites temporales ni legales, cuyo desarrollo debe estar marcado por el propio devenir de las ciudades. Para obtener los mejores resultados también es imprescindible la adopción de medidas sosegadas, y que las decisiones no vengan impuestas por las falsas necesidades, por los medios de comunicación y por las continuas campañas de propaganda e intoxicación informativa orquestadas por determinados sectores empresariales y profesionales, y los propios dirigentes políticos, y por algunas actitudes demagógicas de estos últimos que suelen olvidar con frecuencia su condición de representantes y servidores de la colectividad, desde sus funciones de gobierno o de oposición.

En palabras de Renzo Piano, «podemos ignorar a un mal escritor, a un mal músico, a un mal pintor. Pero no a un mal arquitecto que impone a la gente vivir dentro, o delante, de su obra».


Autor: José Antonio Antón Sanmartin.

Logo-InCommon

José Antonio Antón Sanmartin / Arquitecto.


Fuente: http://www.dtfmagazine.com/blog/regeneracion-urbana-13/